miércoles, 29 de noviembre de 2017

LA ESTRAÑA LEVEDAD DE LA NOCHE

 el amor en el recuerdo por siempre............................yo y mis enigmas
 arte
 mis atardeceres en soledad
 mis amados libros
 la acuarela
la loca barrilete
mi familia en el recuerdo lleno de amor
 lo que añro ser
 la otra
 la vida que se incia
 el poema
 la belleza
 el infinito de  la luna
infinita la forma de apaciguar el alma encogida en la levedad del ser

viernes, 25 de agosto de 2017

F. Nietzsche, La gaya ciencia, aforismo 69, “Las mujeres y su acción a distancia”.


El perfil de los perros

“¿Sigo teniendo oídos? ¿Soy oídos y nada más? En medio del ardor de la resaca marina cuyo oleaje espumoso y llameante salta hasta mis pies, sólo me llegan aullidos, amenazas, gritos estridentes [...]. Entonces, como surgido de la nada, en las puertas de este laberinto informal, a sólo unas brazas de distancia, aparece un gran velero que pasa como un fantasma deslizándose en silencio. ¡Oh, fantasmal belleza! ¡Qué encanto ejerce sobre mí! ¿Llevará ese esquife todo el reposo taciturno del mundo? ¿Mi propia felicidad, mi yo más dichoso, mi segundo yo eternizado, no se habrá asentado ahí, en ese lugar tranquilo, no muerto aún, pero ya no con vida, deslizándose y flotando, ser intermedio, espectral, silencioso y visionario, semejante al navío que con sus velas blancas se cierne sobre el mar como una mariposa gigantesca? ¡Ah! ¡Volar por encima de la existencia! [...].
Cuando un hombre es presa de su propio tumulto, se encuentra en medio de la resaca de sus impulsos y proyectos; sin duda que entonces ve ante él deslizarse también a unos seres encantadores y silenciosos, cuya felicidad y retiro envidia... Esos seres son las mujeres. Les encanta creer a ellos que allí, entre las mujeres, tal vez habite lo mejor de su yo: que en esos lugares tranquilos hasta el más violento tumulto se serenaría en un silencio de muerte, y que la vida se convertiría en el sueño mismo de la vida”.
F. Nietzsche, La gaya ciencia, aforismo 69, “Las mujeres y su acción a distancia”.
Mi lobo.
Sujetas mis manos
detrás de nubes negras,
espesas de odios,
rencores
y vacíos eternos convertidos
en vapores desconocidos.

Muerdes mis senos
y te comes sus pezones.
Dejas mi pelo al viento
y mi cuerpo desnudo.
Los ojos de sueños
y la sonrisa plácida.
Ventanas abiertas al infinito.
Muros de rejas por donde observas,
ávido,
ciudades infectas,
escondidas de todos
los mares.
Viajes por mundos abiertos,
sólo nuestros.

Amas a luna tu perra,
pronto loba,
y la deseas.
Te revuelcas en tus dientes y saliva.
Te relames con tu gran lengua suave
que se convierte en fuego que nace
de mi útero hambriento,
hambriento de vida,
sediento de sangre valiente.
Ven amo.
Ven a tu dueña.
A tu perra.
A tu hembra.
Devora esa carne manchada.
Raspa con tus uñas
la sal de la discordia
y cobíjate
en la nueva piel que creas.
Arrebata la conciencia marchita.
Habita mi alma.
No escapes de ella.
Aflora en mi vientre.

Sé mi hijo.

JULIA DE LA RÚA